Tuesday 05 May
Updated Tuesday 05 May 18:14

West Ham United no se olvida de sus héroes

Bobby Moore, Geoff Hurst y Martin Peters

Este verano se cumplen 125 años de la fundación del club como Thames Ironworks FC (1895) y hemos decido comenzar los festejos recordando a nuestros héroes. 
 

En siglo y cuarto los Hammers se han forjado una sólida reputación como un histórico del futbol mundial, sólido y respetable. Son muchas las figuras legendarias que han contribuido a ello dejando huella con estampas inolvidables no sólo en el futbol inglés, sino en todo el planeta.
 

De acuerdo con la periodista mexicana Paola Núñez (@paolitanunez) Estos son los cinco ‘Hammers’ más grandes de la historia.  

 

Bobby Moore

Sir Robert Frederick Chelsea ‘Bobby’ Moore es el jugador más importante que ha vestido la camiseta del West Ham United. Han pasado más de 40 años desde su retiro, y sin embargo, sus hazañas se mantienen vigentes en la memoria colectiva.
 

Moore debutó con el primer equipo a los 17 años, en septiembre de 1958,  y en poco tiempo se estableció como un bastión de la zaga. A los 22 ya portaba el gafete de capitán que conservaría más de una década.
 

Antes de pasar a la historia como el capitán de la selección inglesa que conquistó la Copa del Mundo en 1966, el defensa ya era una leyenda en el este de Londres después de liderar a los Hammers en la conquista de una FA Cup y una Charity Shield en 1964, y la Recopa de Europa al año siguiente.
 

El defensa pasó 18 temporadas en el club entre 1958 y 1974 en las que dejó un registro de 647 partidos disputados y 27 goles. Solo Billy Bonds y Frank Lampard Sr. han logrado superar su marca.  En 2008, el club retiró el número 6 conmemorando así el 50 aniversario de su debut.

 

 

Geoff Hurst

El único jugador en la historia que ha marcado un hat-trick en una final de la Copa del Mundo fue un ícono del West Ham. Geoffrey Hurst, producto de la cantera, debutó con el primer equipo en diciembre de 1958. Aunque cuatro meses después firmó su primer contrato como profesional, no fue hasta mediados de la década de los 60 en que se consolidó como futbolista de alto nivel.
 

Hurst se ganó un lugar en el equipo que conquistó al mundo en 1966 después de una gran temporada 1965-66 en la que dejó una marca de 40 goles en 59 partidos.
 

Desde ese momento y hasta su marcha en 1972, el atacante se mantuvo como pieza indispensable para los Hammers para convertirse en el máximo goleador en la era moderna con 249 goles en 503 partidos.

 

Billy Bonds y Trevor Brooking

 

Billy Bonds

El mediocampista inglés es uno de los mayores símbolos de la época dorada del club. Pocos jugadores pueden presumir de una longevidad como la de Billy Bonds, el jugador con más partidos disputados en la historia del West Ham Unitred (799).
 

Bonds llegó al club procedente del Charlton Athletic en 1967 a los 20 años de edad. A pesar de su juventud, el mediocampista se ganó rápidamente un lugar en el equipo de Ron Greenwood.
 

Billy Bonds tenía un agudo olfato goleador, una cualidad poco usual en los jugadores de perfil defensivo de la época, dejando un registro de 61 goles. Su mayor producción llegó en 1973-74, cuando culminó como el máximo goleador del equipo con 13 tantos en 44 partidos.  
 

Tras heredar el gafete de capitán en 1975 levantó dos títulos de la FA Cup, aunque su mayor momento de gloria llegó en 1980, cuando el West Ham, entonces en la Segunda División, se proclamó campeón tras imponerse al Arsenal por 1-0.
 

Dos años después de colgar definitivamente las botas a los 41 años volvió a casa, esta vez como entrenador, manteniéndose en el banquillo durante cuatro temporadas entre 1990 y 1994 en las que nos llevó al ascenso en dos ocasiones.

 

Trevor Brooking

Si hay un jugador fundamental en los momentos más importantes del club en los últimos 40 años, es Trevor Brooking. El atacante militó en el West Ham United durante 17 temporadas entre 1966 y 1984, dejando un registro de 102 goles en 643 partidos disputados.
 

Campeón de la FA Cup en 1975 y 1980, fue autor de goles ‘clave’ en el camino en ambas ediciones, y también del de mayor valor – tanto emotivo como depotrivo – pues fue un cabezazo de Brooking el que selló el triunfo por 1-0 sobre el Arsenal con el que el West Ham conquistó su último título.
 

“Tener dos campeonatos de la FA Cup fue un logro inmenso en mi carrera; pero el recuerdo más dulce es el de 1980 porque nadie esperaba que venciéramos al Arsenal”, dijo recientemente en una entrevista con whufc.com

 

Paolo Di Canio

Sólo cuatro temporadas (1999-2003) bastaron para que el goleador italiano Paolo Di Canio se convirtiera el ícono del West Ham en el siglo XXI,  no sólo por su talento en la cancha y su estilo de juego, sino por su imponente personalidad y carácter.
 

La pasión que lo definió como jugador lo convirtió en uno de los favoritos de la afición prácticamente desde su llegada.
 

Controversial y de carácter fuerte, pero firme, llegó al club después de varios meses sin actividad tras cumplir un duro castigo de once partidos tras propinarle un empujón al árbitro Paul Alcock.
 

El West Ham dio un salto de fe pensando en que el talento innato del jugador lo valía. Y no se arrepintió. Marcó 16 goles en 30 partidos en su primera temporada completa, 1999-2000.
 

Di Canio dejó 51 goles en 141 partidos y varias estampas para el recuerdo; desde una volea espectacular que fue elegida como el gol de la temporada en el cambio de siglo, hasta un par de actuaciones que provocaron que los aficionados rivales se pararan a aplaudirle.

 

Related News